MIOMECTOMÍA HISTEROSCOPICA

julio 2, 2021

La miomectomía es un procedimiento quirúrgico para extirpar fibromas uterinos, llamados también “leiomiomas”. Estos crecimientos no cancerosos comunes aparecen en el útero. Los fibromas uterinos generalmente se desarrollan durante los años fértiles, pero pueden ocurrir a cualquier edad.

El objetivo del cirujano durante la miomectomía es extraer los fibromas que causan síntomas y reconstruir el útero. A diferencia de una histerectomía, en la que se extirpa todo el útero, en una miomectomía se extirpan solo los fibromas y se deja el útero.

Las mujeres que se someten a una miomectomía presentan mejoras en los síntomas de fibromas, entre ellas, una disminución del sangrado menstrual intenso y de la presión pélvica.

El cirujano llega hasta los fibromas y los extrae mediante el uso de instrumentos insertados en el útero a través de la vagina y el cuello uterino.

En una miomectomía histeroscópica por lo general se sigue este proceso:

  • El cirujano inserta un instrumento pequeño e iluminado a través de la vagina y el cuello uterino hasta llegar al útero. Generalmente se utiliza un resectoscopio de asa de alambre para cortar (extirpar) tejido con electricidad o un morcelador histeroscópico para cortar manualmente el fibroma con una cuchilla.
  • Se coloca un líquido transparente, por lo general una solución salina estéril, en el útero para expandir su cavidad y permitir el examen de las paredes del útero.
  • El cirujano saca capas del fibroma utilizando el resectoscopio o el morcelador histeroscópico y las retira del útero hasta extirpar completamente el fibroma. Algunas veces, los fibromas grandes no se pueden extirpar completamente en una cirugía y se necesita una segunda cirugía.
Publicado en Uncategorized